Publicado el Deja un comentario

Buscando la ruta de la «Oliva Blanca»

Recientemente recibimos un correo electrónico de Hector, un provinciano de San Juan que posee en su finca unos ejemplares de la Variedad de «Aceituna Blanca» llamada Leucolea o Leucarpa. Se cree que su origen es de la Antigua Grecia. De esta rara variedad quedan pocos ejemplares pero por suerte de todos los amantes del Olivar Argentino hay una tendencia mundial a preservar esta atípica Variedad en un acto heroico de conservación del patrimonio de la biodiversidad natural del Olivo. Hoy hablaremos de su historia.

Con registros de más de 6000 años de Olivicultura en muchas civilizaciones el Arbol de Olivo fue un símbolo de espiritualidad y trascendencia muy importante, unos de los registros más antiguos se encuentran en la Biblia. «Constantes son las alusiones y el simbolismo del olivo y del aceite en ese poético, sugestivo, maravilloso libro que es la Biblia», destaca Carolina Toral Peñaranda en su artículo «El Olivo y el Aceite en la Biblia». Más adelante hablaremos de ello en un artículo específico, pero cabe destacar que esta rara variedad de aceitunas Blancas obtiene una importancia particular al resto. Al respecto no hemos encontrado una referencia directa en la Biblia, pero sí muchos párrafos donde se habla de una aceite blanco, por ejemplo en Provérvios 5, 1-3 : “Hijo mío está atento a mi sabiduría, porque los labios de la extraña destilan miel, y más blanco que el aceite es su paladar” , y si consideramos que con los métodos tradicionales de extracción que utilizaban en la antigüedad con molinos de piedra no se puede llegar a adquirir aceites «blancos». Entonces estamos ante la confirmación que se trataba de una variedad de pulpa blanca la que originaba ese «aceite blanco». En la Biblia hay numerosas referencias a la costumbre de ungir a personas consideradas importantes y prestigiosas con el aceite de olivas blancas.

Al no ser un aceite de alta apreciación sensorial su cultivo y reproducción fue tan bajo que actualmente hay un movimiento mundial destinado a recuperarlo. También es sabido que su plantación se realizaba en las afueras de templos y en patios grandes de edificios antiguos, su destacada aceituna blanco marfil generaba una hermosa combinación con las blancas rocas con las que se construían los edificios en la antigüedad. Recientemente,en Italia, un aficionado a la Olivicultura fue noticia ya que plantó en su propiedad unos esquejes de la Variedad traídos de Grecia en una zona culturalmente Olivarera pero que no poseían ejemplares de Leucolea. Se cree que esa ausencia fue duró más de 3000 años!, precisamente fue cultivada en Tuscia, provincia de Viterbo.

En las próximas fotos notarán el color blanco marfíl de los frutos de esta rara variedad de Olivo.

Lo curioso fue saber de la existencia de los ejemplares en San Juan. Héctor nos contó que Ingenieros del INTA fueron a extraer una muestra para replicarla en el banco de Germoplasma del Olivo sito en el campo Experimental propio del INTA en el departamento de San Martín, al sur-este de la Ciudad de San Juan. Tendremos que esperar para ver los ejemplares de gran tamaño. Pero la pregunta es: ¿ Cómo llego a San Juan?, ¿Quién trajo esa variedad?. Vaya cuestionamiento!, en ello anda investigando don Hector. Esperemos que encuentre información para poder compartirla luego en este BLOG. Cabe mencionar que hay otras variedades del Olivo cuya piel es de un color blanquecino, como por ejemplo Biancolilla o Blanqueta pero la variedad Leucocarpa destaca por sus aceitunas de un perfecto color blanco marfil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *